martes, 11 de noviembre de 2008

La puerta del infierno


Las puertas de nuestros infiernos no tienen la grandeza que deseamos o que vimos tantas veces en las obras de arte. Muchos soñaron gestos sublimes para cruzarlas, pero suele ocurrir que, al traspasarlas, lo que hay más allá es lo que ya conocíamos porque lo llevábamos dentro: nuestros infiernos nos acompañan. Abandona toda esperanza, dijo el Dante cuando se encontró una de estas puertas sin la mano amorosa de Beatriz. En el fondo, hasta la esperanza se nos ha vuelto cotidiana y de bolsillo y, quizá por eso, ni las puertas del infierno son ya lo que eran. Será cosa de la crisis del ladrillo, que a todas partes llega.

49 comentarios:

Nome Digas dijo...

Interesante. Pero recuerda, hay tantas salidas como puertas podamos imaginar.

jg riobò dijo...

Las puertas del infierno ya no se utilizan, pues el infierno habita entre nuestros hogares.

Edgardo dijo...

Amiel suele decir “El cielo, el infierno y el mundo están en nosotros. El hombre es un abismo” y tiene razón, todo esta dentro nuestro, por lo tanto, no hace falta mas que mirarnos a un espejo para ver el peor de los infiernos, o mejor aún, asomarse por una ventana o cruzar el umbral de nuestra casa. Es cierto, las puertas de nuestros infiernos no tienen la grandeza que creímos alguna vez, y eso será por la mediocridad en que cayo el mundo, por la mediatización de todos los conceptos absurdos y delirantes, por la superficialidad de los fuegos que queman nuestros pecados, donde nunca nadie se purifica realmente. ¿Qué será entonces del purgatorio o el cielo? Casi tan pobre como nuestros infiernos. Para seguir en sintonía con lo que tan bien expresaste o dejaste ver de vos en esta reflexión, Giroux es tan solo “esperar sin esperanzas”, que nos queda cuando se pierden las esperanzas, nada, absolutamente nada, no hay mas salida que la muerte, ni mas muerte que perpetuarse en esta estúpida existencia. La esperanza nunca fue un bien, ni algo bueno, recordar el mito de la caja de Pandora. Entonces, el hombre vive siempre en dentro de este laberinto, que mas que laberinto es un circulo, un circulo que se transmuta en almas, abandonos e infiernos, un circulo vicioso donde el hombre vive para no ser jamás.

Lo de la “crisis de ladrillos” es tan solo una consecuencia de lo otro, como tantas otras crisis, como tantas otros ajustes de tuerca.

Perdón este silencio prolongado, realmente estuve ocupado. Te dejo un fuerte abrazo.

HologramaBlanco

Euphorbia dijo...

Vaya, así que va a ser fácil entrar sin ni siquiera enterarse. Yo esperaba algo más vistoso, con recepción oficial en casa de Lucifer o similar. Estoy decepcionada, casi mejor seguiré siendo buena y mantendré bajo raya los infiernillos interiores.
Besos

SELMA dijo...

"L'enfer, c'est les autres" decía Sartre... será porque en ellos nos vemos reflejados...

Non sono Beatrice...

Un beso, Pedro.

El Ente dijo...

Yo procuro dejar esa puerta cerrada, la puerta de mi infierno interior, ya tengo bastante con el infierno exterior, ese que vemos cada dia.

Un abrazo Pedro!!!!

javiersanz dijo...

Es que estamos curados en salud ya. Además, tienen que ponerse de acuerdo los responsables del infierno en si existe o no. Mientras tanto, supongo que las puertas estarán cerradas...
Un saludo.

Nerea dijo...

En cada uno de nosotros está la respuesta, sólo hay que elegir que puerta cruzar.

Besos!!

XuanRata dijo...

La única grandeza, si hay alguna, está en el instante de cruzar la puerta, y tanto da el sentido en que se cruce, suponiendo que sea reversible, lo que seguramente es mucho suponer. Si permanecemos el tiempo suficiente en uno de los lados, el paraiso acabará convirtiéndose en infierno...y el infierno puede llegar a parecernos un torpe pero seguro paraíso. Un infierno a fuego lento para el que nos hemos ido preparando durante toda la vida, endureciendo la piel como una cota de malla. ¿Nos estaremos quemando ya y no nos damos cuenta?

Aldabra dijo...

lo cotidiano y de bolsillo no tiene porque ser peor que otra cosa, Pedro... tal vez eso es lo bueno... tal vez tengamos que aprender a mirar de otro modo las cosas, como haces tú.

siempre me sorprenden tus fotos y tus textos sobre ellas.

no esperar demasiado nos evita frustración.

bicos.

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

al final con la crisis del ladrillo, el infierno tendrá problemas de construcción jajaj

un abrazo.

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

al final con la crisis del ladrillo, el infierno tendrá problemas de construcción jajaj

un abrazo.

Mafi dijo...

No creo que haya puertas ni en el cielo ni en el infierno porque estamos en los dos sitios al tiempo, con qué pie pisamos es nuestra elección.

Cecilia Alameda Sol dijo...

Infierno de Lucifer, pero ¿y los infiernos de los que creemos congéneres? Esos no tienen puerta sino tentáculos

lichazul...elisa dijo...

a veces construímos abismos en nuestros hogares y dejamos las puertas abiertas para caer por ellos
será eso un infierno??

todo está en uno y el como nos relacionamos
como hacemos diálogo o como imponemos monólogos

muakismuakis
profe (ando con un poco de bajón)

María dijo...

Las puertas se pueden ir cerrando, y te puedes dar de bruces contra ellas, quizá sea la pesadilla de un sueño, o quizá sea el infierno de una vida.

Un beso.

Juan Luis dijo...

Pues yo si no hay cancerbero, no entro. Se están perdiendo las tradiciones.

Un abrazo.

manuel de la rosa dijo...

Pedro estoy con javier...puertas del infierno??? eso sería cuando se era poético en el averno...ahora estamos en él...¿donde la puerta para salir?

Me han didho que con la crisis.. se marchó el que aviva las llamas, no había dinero para "gasofa".

Ahora en serio: no somos conscientes de lo que arrastramos a nuestras espaldas....la esperanza creo que se está perdiendo...a pesar del tópico... saludos amigo

Fernando Portillo dijo...

Todos los días llamamos a la puerta del Infierno, y nos abren y nos hacen pasar y sentarnos en el recibidor vacío y oscuro donde no hay nada; ni siquiera una mesita con ejemplares muy atrasados de El Mensajero del Corazón de Jesús, la revista de los Testigos de Jehová y el Monográfico. De vez en cuando nos levantamos para estirar las piernas y fisgamos por los ojos de las cerraduras de varias puertas cerradas que hay allí. Lo que vemos no tiene nunca sentido; a veces se repite una y otra vez incluso por años, y por más que tratamos de encontrar un significado a lo que sucede tras aquellas puertas cerradas nos quedamos con las manos vacías. Otras veces, las menos, vemos cosas turbadoras que sin embargo nos ponen cachondos, y otras, cosas terroríficas que nos hacen salir huyendo como posesos. Al final,siempre sucede lo mismo: después de unas horas, la puerta por la que hemos entrado se abre indicándonos que nos podemos marchar; que tampoco será esta vez. Y un nuevo día comienza de nuevo. Claro que la puerta no es como la de la foto; detrás de esa sólo puede estar Jean-Claude Trichet, como mínimo.

BIPOLAR dijo...

¡Qué buenos los comentaristas!...jeje

A mi me gusta el "grafitis"... Alguien lo ha escrito en TU MURO...

Isabel Huete dijo...

Dicen que el infierno está en la tierra... Y yo estoy de acuerdo.
El infierno somos todos cuando nuestra mirada sólo se dirige a nuestro ombligo, y eso lo hacemos siempre.
Las puertas son nuestro desdén.
Me encanta ese grafiti.
Besazos.

BIPOLAR dijo...

¿Monográfico?
¿Cachondo?

Pa'mí que el infierno es cosa mía...

Antón de Muros dijo...

Cuando el infierno gana terreno, la esperanza se hace de bolsillo.

¡Una ráfaga de aire fresco, por favor, que calme las heridas quemantes del hastío de la rutina y la mediocridad!

Unha aperta (un abrazo).

Antón.

Merche Pallarés dijo...

Creo que los comentaristas han resumido muy bien mi opinión. No creo en el infierno. Está aquí en la tierra. Y lo del purgatorio y el limbo y todas esas milongas, la iglesia admitió hace unos años que no existen... Besotes, M.

Gabiprog dijo...

¿Hola?
¿Estas Ahí?

¿Desde qué lado escribes???

;-)

Un abrazo!

Esther dijo...

El infierno es el sufrimiento cuando se siente día a día..para cerrar la puerta de ese infierno hay que intentar que ese sufrimiento nos afecte lo menos posible..

besos

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

NOME DIGAS: sí, pero hay que saber la dirección de salida/entrada para tomar la correcta. Y eso es más difícil.

JAVIER: está muy cercano.

EDGARDO: ser como no existencia. Somos seres muy mediocres que soñamos ser héroes. Diculpado, aquí serás siempre bien recibido cuando puedas venir.

EUPHORBIA: se ha hecho todo muy de andar por casa. Besos.

SELMA: sí, porque nosotros lo llevamos dentro. Todos podríamos ser Beatriz... Un beso.

EL ENTE: pero a veces una corriente la abre y hay que limpiar esas habitaciones... Un abrazo.

JAVIERSANZ: quizá lo hayan vendido por parcelas. Un saludo.

NEREA: ten cuidado, no siempre se acierta... Besos.

XUANRATA: de ahí lo incongruente de que esa decisión pueda depararnos una eternidad monótona. Nos quemamos.

ALDABRA: yo siempre llevo una gafas para mirar de lejos las cosas y comprenderlas. Besos.

FERNANDO: solar en venta... Un abrazo.

MAFI: a veces ni decicidimos....

CECILIA: y nos vemos atrapados.

LICHAZUL: lo es y son más duros. Besos. Alegra el ánimo.

MARÍA: a veces el golpe nos lo damos porque caminamos a tientas y están entreabiertas. Un beso.

JUAN LUIS: eso, ya nada es serio. Un abrazo.

MANUEL: no hay esperanza porque ni siquiera nos damos cuenta de que existimos. Pasamos por la vida, sólo. Saludos. (No me extrañara que se marchara, por los precios)

FERNANDO PORTILLO: ay, cómo has descrito la vida...

BIPOLAR: y vosotros lo habéis comentado...


ISABEL HUETE: nuestra mirada está demasiado pendiente del ombligo, en efecto. Besos.

BIPOLAR: pues pa ti.

ANTÓN: ay, cuánto pides... Un abrazo.

MERCHE: se contradicen. Han vuelto a abrir el purgatorio. Besos.

GABIPROG: espea, que pregunto... Un abrazo.

ESTHER: a veces no es bueno ignorar el sufrimiento: puede limpiarnos y hacernos mejores. Besos.

Gracias a todos por vuestros comentarios.

carmensabes dijo...

Puertas



Se abren y cierran las puertas sin fatiga
De madera o de hierro
Pequeñas y alargadas
Hacia dentro o hacia afuera
Mecánicas y automáticas
Sin nada que decir, pero tan prácticas
Con sus cerraduras y clavijas
Adosadas a un marco
Verticales casi siempre
Separando el afuera del adentro
Las puertas del cielo o del infierno
Por donde cruzan igual
Santos y blasfemos
Señores y sirvientes
Puertas.

fiorella dijo...

Cielo,paraìso,ex-limbo,todo fuera de nosotros?Merecemos o no esto y lo otro?Todo sobredimensionado,infierno como algo terrible,sufrimiento perpetuo,paraìso como algo tan,pero tan fabuloso,tan extraordinario que al final hasta creemos que hay que ser buenos las 24 horas,santos dirìa yo y morirse pronto en pleno estado de bondad. Existe,para mì,la vida con su diversidad por dentro y por fuera y nada es tan terrible, podemos màs de lo que creemos.Un beso

Cuspedepita dijo...

Coincido con todos los que piensan que el infierno lo tenemos aquí, a veces su puerta es como la de la foto, otras la entrada de urgencias del hospital, otras la puerta enrejada de una cárcel...y a veces ni siquiera tiene puerta porque el infierno se instala dentro de nosotros.
Lo que si creo es que muy rara vez traspasamos la puerta con gesto sublime, más bien,por degracia, todo lo contrario.

Bicos

DianNa_ dijo...

Más miedo me dan los humanos con sus caretas de inocencia y disfraces que traspasar esas puertas y dejar salir todos los demonios.

Ya no sé que digo :)

Besos, niño

PILAR dijo...

Tenías que haber dedicado esta entrada a la bipo, es una enamorada del infierno, jeje.
Ay, si existe el infierno va a ser más divertido, estoy segura.
Pero ya lo dijo alguien,no? el infierno no existe, son los demás.
Pues sí, podemos hacer de nosotros y de nuestro alrededor el infierno más absoluto o un pequeño paraíso.
Prefiero hacer lo segundo, que si de mí depende le doy una patada al demonio.
Lo peor cuando el infierno está dentro de nosotros, eso: lo peor.
Mientras el demonio esté fuera se le puede huir o incluso ignorar.
Besos, Pedro

Merche Pallarés dijo...

¿¿CUANDO han vuelto a abrir el purgatorio?? No me he enterado... ¿y el limbo? Besotes, M.

Antònia P. dijo...

El infierno siempre va con nosotros.
Me admira tu capacidad de reflexión ante un dibujo tan feo, normalmente me gustan los graffitis pero este...debería estar prohibido, como el del post que decía prohibido. Pensé Prohibido prohibir ahora pondría: prohibido el infierno.
Un abrazo Pedro.

Anónimo dijo...

Lo importante es echarle mano a la llave que nos permita regresar si allí no encontramos lo que buscamos. En estos temas hay que ser precavido y ganarle por la mano al de los cuernos.
A propósito, buenas preguntas con mejores respuestas sobre muchos temas, ya familiares en La Acequia, en ese periódico alternativo digital de Vurgos que tienes enlazado. ¿No puedes adelantar algo más de tu nueva novela? pancho

Cornelivs dijo...

Pienso que el infierno, o el cielo, están aqui en la tierra y cada uno de nosotros nos lo ganamos con nuestros propios actos.

Un abrazo.

JESUS y ENCARNA dijo...

¡Osti!. Tu. Pedro...
Llevo como dos meses, abocetando vallas y puertas que dan a mi infierno personal, bueno....Pero dejo una salida..¡eh!.
Seguro que en la tradicion popular lo podriamos traducir como que, alli habian contratista malos que no ponian mano de obra cualificada.
Saludos Pedro, esperate a pasar al otro lado unos añicos mas. no?.
Jesus

Anónimo dijo...

En la vida, vamos pasando constantemente del cielo al infierno, del infierno al cielo e incluso al limbo y al purgatorio. Todo depende de lo que nos va ocurriendo y lo que vamos sintiendo. Muy bueno el "portero" de la casita. Besos Isabel.

la inkilina dijo...

de puertas va la cosa..y las del cielo..como serán???

un café??

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

CARMENSABES: puertas que igualan, en efecto.

FIORELLA: ¿o nos creemos más de lo que podemos? Eterna duda. Un beso.

CUSPEDEPITA: no hay grandeza ni para eso, en efecto. Besos.

DIANNA: sabes bien lo que dices. Ahora los demonios se cierran por dentro, para que no entremos. Besos.

PILAR: ay, que nos rodea por dentro y por fuera. Besos.

MERCHE: hace unos meses. Es que aun andan de mudanza... Besos.

ANTÒNIA: son graffitis bien apropiados para una puerta satírica. ¿Prohibido el infierno? Y qué hacemos con los que para él trabajan... Un abrazo.

PANCHO: o darle una buena cambiada... ¿Un nuevo fragmento de Cuadernos para una gótica? Vale, la próxima semana.

CORNELIVS: y bien a pulso... Un abrazo.

JESÚS: al menos, que quede una gatera... En cuanto a los contratistas, parece que describes los últimos años de España... Saludos.

ISABEL: así somos. El portero nos hace burlas, como merecemos. Besos.

INKILINA: ¿habrá?

Ariel Luque dijo...

Las puertas del infierno tienen mil formas. Como a mi me gusta citar a grandes maestros, citare esta frase del gran Borges:

"El infierno y el paraiso me parecen desproporcionados. Los actos de los hombres no merecen tanto"

Un abrazo Pedro.
Ariel.

DianNa_ dijo...

Sabes? a veces me gustaría tener un demonio dentro, feo, gordo y malo y que diera mucho mucho miedo y espantara .

Besos, niño.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

ARIEL: cuánta razón del sabio Borges. Un abrazo.

DIANNA: píntalo en muro que proteja tu casa y dalo vida. Besos.

Jan Puerta dijo...

Vamos a ponernos un poco al día. Uno no siempre puede disponer del tiempo suficiente para hacer todo aquello que le es agradable.
Las puertas marcan el misterio mas grande que pueda haber tras sus entrañas. Pararse delante de ellas e imaginar su contenido, suele ser una gran metáfora de la vida que algunos, practicamos.
Infiernos a parte, claro.
Un abrazo amigo

El Deme dijo...

¿La puerta de salida del infierno es la misma que la de la entrada?

tequila dijo...

Oiga D. Pedro... estoy de acuerdo con usted... pero es que al leerlo así tan claro y gráfico... como que peor...

Besos

Fuentecillas dijo...

Hola Pedro,
Menudo grafitis, da hasta miedo .
Pero el fondo , al igual que muchos de tus contertulios tuyos, es el mismo, lo importante es lo que hacemos en el día a día.
Sin más preámbulos.
Saludos
Fuen

Lazarillo en América dijo...

El infierno son los demás

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

JAN: no te preocupes, comprendido. Esta vida nos lleva de los pelos.
Decidir si abrimos o no esas puertas-metáfroa..., entrar o no en nuestros infiernos. Un abrazo.

EL DEME: ah, esa es una magnifica pregunta. Deberíamos meditar sobre ello.

TEQUILA: es que, cuando lo vemos reflejado... Besos.

FUENTECILLAS: pero es que en esos días es en donde podemos hallar los infiernos... Saludos.

LAZARILLO: y recuerda que nosotros somos ese demás para los otros.