viernes, 15 de octubre de 2010

Calle Arenal esquina Calle San Nicolás




Hacía frío en Miranda de Ebro, un frío húmedo de otoño. El río corría lento, entre aquende y allende, quizá corría por dentro, buscando ensimismado -desde tan lejos- desembocar en su mar.

35 comentarios:

Lola dijo...

Bonita entrada Pedro. Todos de una u otra manera buscamos un lugar apropiado donde desembocar ¡¡quien fuera rio para llegar!!

Asun dijo...

De una manera u otra, con mayores o menores obstáculos, con más o menos entusiamo, todos buscamos nuestro mar.

Un beso

Judit Esteban dijo...

¿Pero el mar de Jorge Manrique? Ojalá no llegara nunca, Pedro.

Un saludo y enhorabuena por esa fuerza que te permite mantenerte en pie después de tantas entradas (tiene mucho mérito).

Myriam dijo...

A que la casa es un remanente de la época de Alfonso I de Asturias...

Myriam dijo...

Entre aquende y allende... ¡seguro!, y el mar, recibe.

MIMOSA dijo...

Igual se bifurcó por ambas y encontró diferentes mares que surcar.
Besos mi querido Pedro , buen fin de semana

Selma dijo...

Desconocía el significado de aquende, lo intuía por acompañar a allende..
Me gusta haberlo leído por primera vez, fijándome... seguramente sale en "nuestro Quijote"... Alumna con pronóstico: debe mejorar..

Por aquende o por allende, acabamos descubriendo nuestro mar soñado...seguro.

Un beso, Pedro.

elisa...lichazul dijo...

buscar y encontrar
he allí el horizonte

besitos Pedro
buen fin de semana Profe

Miranda de Ebro dijo...

El río corre, entre aquende y allende.

Acá, el barrio antiguo
Allá, el moderno

¿Veis el puente que los une?

Y yo arriba en el castillo sacando la foto

São dijo...

A vida , por vezes, também corre lenta à procura onde ter saída...
Bom fim de semana, querido Amigo.

Merche Pallarés dijo...

Me ha gustado lo de "aquende y allende". Muy cervantino. Las fotos, bueno, no, más bien el tema... que quieres que te diga que no te haya dicho ya... Besotes cercanos al mar, M.

Merche Pallarés dijo...

Por cierto ¿dónde están esas calles? ¿en Miranda de Ebro? o ¿en Burgos y/o Valladolid? Necesitan una remodelación urgente. Besotes de nuevo, M.

Hernando dijo...

El río discurria lento, buscando unas cálidas caricias, que le hicieran más agradables el discurrir por el cauce frío de una noche de otoño.

Anónimo dijo...

Cuando sentimos ese frio, todos necesitamos desembocar en algo o mejor en alguien, que nos dé su cobijo, hasta los rios. Besos cálidos.

Txema dijo...

El ebro es bello en Miranda. El frio es a veces duro, pero las palabras lo superan.

saludos

rubo dijo...

En Miranda de Ebro tenían tanta nostalgia del mar que por eso por allí cerca trazaron el Canal de Castilla, imitando en modesta escala las grandes singladuras del mar infinito.
un saludo.

un poco de cultura dijo...

el profesor Cantera Burgos, nacido el 21 de noviembre de 1901 en Miranda de Ebro, provincia de Burgos. Destacado humanista, hebraísta e historiador que obtuvo reconocimiento mundial por sus estudios sobre el Judaísmo Español

Anónimo dijo...

Buenos días, profesor Ojeda:

El Ebro tenía frío en su paso por la ciudad. Le quedaba un largo camino por recorrer, y sus aguas jóvenes tenían prisa por recrearse con las aventuras que surgirán, hasta mezclarse con la calidez de aquellas en las que dejarán su dulzor.

Saludos. Gelu

P.D.: 1.- Su fotografía es un tanto triste. Lo único que anima, un poco, son los rótulos con los nombres.
2.- Estupenda la foto de Miranda de Ebro. ¿Me equivoco, si digo que, lleva el sello de Vivanco?.

Myriam dijo...

MIGUEL: gracias muy interesante el enlace. Al paso que voy en estos dos años de existencia bloguera creo que estoy a un tris de obtener un doctorado suma cum laude en estudios ibéricos por todo lo que aprendo.

Un abrazo a tí y al dueño de casa. O sea, dos.

para Tí, otro poco más dijo...

Quien sabe si entre esos muros de casas viejas se encuentre un tesoro.

En mitad de camino de Burgos a Miranda, se haya Briviesca, y esto es lo que se encontró en una obras de 1938. Este plato, posiblemente utilizado en las celebraciones litúrgicas de la pascua hebrea y otras más cosas.

Anónimo dijo...

Buenas tardes, de nuevo, profesor Ojeda:

- Con su permiso, para Miguel Vivanco:
Estupendos enlaces los que nos traes siempre. ¿Sabes?, mi abuela paterna era de Briviesca. Llevo cuarenta años recopilando datos e información de ella y de su familia y la relación con esta Ciudad.
Aún sigo en ello, pues siempre hay personas que con su prepotencia caciquil, y el engaño, quieren conseguir que la historia sea como ellos pretenden.
Y en cada casa vieja, siempre hay tesoros, al menos en lo sentimental, para sus dueños.

- Dos abrazos, uno para usted, y otro para Miguel.

Saludos. Gelu

Antonio Aguilera dijo...

Estas esquinas me traen recuerdos de mi niñez. Lo malo era cuando caía la noche ¡Qué miedo pasaba!

XuanRata dijo...

Esa esquina, con tus palabras y el frío, se convierte en proa y hace navegable el río.

Merche Pallarés dijo...

¿Os dais cuenta? Todos los que nos acercamos a esta Acequia de nuestro querido profe ¡somos descendientes de judios conversos! y de Cervantes seguro... porque, seamos sinceros, la mayoría, de la religión católica, apostólica y romana nos la pasamos por el forro... y sin embargo vamos en busca de platos judios en Briviesca o ¡dónde haga falta! No faltaría mas... Besotes, M.

lemaki dijo...

Me ha gustado "entre aquende (aquí) y allende". La humedad cala los huesos, las paredes, los cimientos y ayuda a vivir cada día, no se puede estar seco por dentro, hay colmarlo de gotas diferentes que enjugan los recuerdos y los mantienen frescos.

Como siempre, leer su aclaración es de los sugestiva para hacer volar pájaros...

María dijo...

¡Por fin ya puedo entrar en los blogs! ¡qué suplicio querer y no poder entrar en ninguno! ya se solucionó el problema.

El frio en Castilla es terrible, temo las heladas.

¡Qué bonitas las fotos, Pedro!

Un beso.

pancho dijo...

Frío de cal que se desconcha y nos deja a la intemperie, como el cambio de color en Otoño que desnuda los árboles.

Myriam dijo...

MIGUEL: gracias de nuevo, interesante ese plato de Briviesca. Saludos.

Myriam dijo...

MERCHE: ¡Vivan las mezclas! Besos a ti y a Pedro.

virgi dijo...

Tan lento que a veces se entretenía entre las esquinas, los portales, los ventanucos.

Besos besos

jg riobò dijo...

Esa cal en la piedra.

fernando dijo...

uff que calles, dan sensación de abandono, soledad y tristeza.

fernando dijo...

uff que calles, dan sensación de abandono, soledad y tristeza.

Aldabra dijo...

que poético, Pedro... jamás había oído ni leído "aquende", suena raro.

me gusta la imagen de correr por dentro y buscar su mar, no un mar cualquiera.

bicos,

Goathemala dijo...

Buenas texturas de añejo sabor, Pedro.

Gracias, un abrazo.