miércoles, 27 de octubre de 2010

El deseo en rojo puro


Hay sorpresas reservadas para quien aguarda un autobús urbano de madrugada en la periferia de la ciudad, en esa hora en la que no se sabe con certeza si el último ya pasó hace tiempo y la espera pudiera resultar inútil. Casi siempre, espejismos. Toca agachar la cabeza, levantar el cuello del abrigo y caminar hacia el destino, encogido.

35 comentarios:

BIPOLAR dijo...

en lenguaje coloquial se denomina "impotencia".

y "la churri no está tan güenorra"
diría que es más bella en el reflejo del espejo difuminada en óleo y luz.

el deseo es el motor del Mundo en todas sus manifestaciones, hasta dos piedras se miran si amanecen juntas.

bendito deseo

Luis Antonio dijo...

Con esa compañía, la espera será menos tediosa, pero por si acaso bueno será llevar algún artificio musical o un libro para paliar esos momentos...aunque la penumbra sea poco propicia para semejante quehacer.

el motor del Mundo dijo...

estàn hechos de piedra y te miran juntas

María dijo...

Por lo menos con el espejismo de esa imagen, la espera se hace algo más amena, pero de todas formas ¡mira que se hace pesado esperar al autobús! es lo que menos me gusta de las ciudades, y muchas veces, antes de estar esperando prefiero ir andando si el destino no está demasiado lejos.

Un beso.

Jesús Garrido dijo...

encima por partida doble, a veces el reflejo es el más poderoso, cuidado

elisa...lichazul dijo...

deseo en rouge...improvisación al paso

besitos profe

São dijo...

Que aborrecida essa situação de espera! Vá lá, menos mal para vós , homenes, porque a publicidade utiliza (demasiado)as mulheres.

Besos, Pedrinho.

calamanda dijo...

Oh,y es verdad...no está nada mal
y me gusta.

Saludos!

MIMOSA dijo...

O esperar en compañía un buen rato!
A veces puede más la razón que el deseo.
Besos Pedro.

MariluzGH dijo...

Interesante fotografía, precioso reflejo...

beso

jordim dijo...

manuda robot,..

Asun dijo...

Eso es cosa de los tiempos modernos. Hace no demasiados años el autobús urbano terminaba a las 22:00 o 22:30. A partir de esa hora no había espera que sirviera.

De todas formas, hoy en día, seguro que a pesar de todo, los habrá que sigan esperando.

Besos

Myriam dijo...

El problema es el color...

El Gaucho Santillán dijo...

Bueno, en la hora de los fantasmas, sienta bien una anorèxica de ese tipo.

Si es por imaginar, supongo que, mas alla, hay una puerta que dice :

"Solo para locos".

Un abrazo.

Alma Mateos Taborda dijo...

En algo hay que distraerse mientras llega el autobús. ¡Muy buen post! UN abrazo.

Merche Pallarés dijo...

Menos mal que, de madrugada, nunca espero ningun autobus... Besotes azules y rojos, M.

Hernando dijo...

Siempre de madrugada y en la periferia de la ciudad, agachada la cabeza, levantado el cuello del abrigo, lógico hace frío y además es noche de niebla cerrada que sólo te deja ver "un desir rouge d'automne". Perfecto decorado, para un Londres, cuidado JacK el destripador está al acecho, es su perfecto habitat...........

EL AVE PEREGRINA dijo...

Grata espera ante tanto colorido, mas amena se le haría...

Bello post Asun.

Un beso.

Nieves LM dijo...

Bonita foto, me gusta el reflejo. Pues nada, si hay que caminar se camina, si hay que esperar se espera, y si hay que desear se desea sobre todo en Rojo.
Un beso.

Txema dijo...

Muy buena foto. Pero, el autobús no llega.

saludos

Ele Bergón dijo...

Pues si, a veces en la vida y ante la impotencia de no saber que hacer por no estar segura de lo que ha podido pasar, no te queda mas remedio que "levantar el cuello del abrigo y caminar hacia el destino, encogido"

Un abrazo

Luz

jg riobò dijo...

A esta edad el deseo esta lejano, puro reflejo.

Paco Cuesta dijo...

Queda el recurso de un café a medio camino que amenizará el retorno.

Neogeminis dijo...

Estupenda imagen y magnífica manera de retratar en breves palabras cierta soledad que invade en la madrugada.
Un abrazo!

Cornelivs dijo...

No, si al final llevara razón sabina: todo es cosa de quimica.

Un abrazo.

Lu dijo...

Coincido plenamente con el último párrafo de Bipolar.
Madrugada urbana...hora incierta de espejismos...siempre en rouge.
Besos.

Montserrat Sala dijo...

Si no estuvera tan iluminado, le diría lo que simpre decía mi amigo Ci
ríaco: Por la noche todos los gatos son pardos, y al alba, pardean.
Saludos alucinógenos, profesor.

elena clásica dijo...

Sí, parece un destino ineludible, desazonador y frío. Los espejos sólo ofrecen imagenes falsas, desconocemos si alguien vendrá a recogernos o estamos tan solos como parece.
Besazos.

rubo dijo...

¡Cuanto contraste! El glamour en el extrarradio..
Saludos.

Selma dijo...

Rouge à lèvres.. Yves Saint-Laurent.. Paris... ¿y por qué no un autobus en dirección a la “Ville lumière”?

Un beso, Pedro.

Lola dijo...

Pedro a andar toca, es la vida... A veces nos encontramos que no tenemos lo que esperábamos y solo nos queda seguir andando hacía nuestro destino.

virgi dijo...

Y ella, tan calentita, incapaz de atravesar el cristal.
Más besos

Aldabra dijo...

es fantástico, una descripción magistral de una situación nocturna triste y desangelada.

biquiños y buen puente.

Javier Martinez V. dijo...

Si no existieran esas imagenes de la noche que desperdicio seria la espera peor aún si el bus no llegara.

Saludosss.

María dijo...

Ahora, vuelvo, esta vez desde la mano de Asun desde un post suyo.

Un beso, Pedro y feliz fin de semana.