martes, 18 de abril de 2017

¿Recuerdas cuando fuimos inmortales?


¿Recuerdas cuando fuimos inmortales
y trazamos las grandes avenidas
con mármol y granito entre los templos,
columnas y palacios?
Cuánta desolación
ahora
que comprendo la vida derrochada,
con la certeza
humana
de la muerte.
© Pedro Ojeda Escudero, 2017

9 comentarios:

Emilio Manuel dijo...

Yo no lo recuerdo, puedo leer que tu sí.

Luis Antonio dijo...

Todos los que dejan huella, son inmortales...

Conozco bien la imagen que encabeza tu entrada

JL Ríos dijo...

Recuerdo que cuando éramos jóvenes nos creíamos inmortales. Todos y yo también.

Un abrazo

JOSÉ LUIS MORANTE dijo...

Estupendo poema, Pedro, vuelvo y percibo que has solucionado tus problemas digitales y que la Acequia sigue dándonos el agua limpia de tu poesía. Abrazos.

Myriam dijo...

¿Qué es la muerte sino un cambio de estado?

Myriam dijo...

Curiosamente, hay construcciones que perduran a través de los siglos y ni siquiera sabemos como fueron construidas...

Myriam dijo...

Si de soberbia va la cosa: ¡malum signum!

São dijo...

MaGnífico o teu poema.

Belissima a cidade condal, que trago no coração.

Querido Pedro, besos e saúde

impersonem dijo...

Macrolitismo... Megaconstrucción... orgullo... ¿qué queda y qué nos llevamos?

Hermosa manera de contraponer conceptos...

Abrazo.