lunes, 10 de abril de 2017

Volver con ganas


Volver, volver con ganas,
asomar por los huecos de las cosas,
por las ventanas, por los ojos de las agujas,
por las bocas de las alcantarillas,
gritar por los ecos palabras, lirios morados,
rosas como la sangre de los peces desechados en los muelles,
besos de atardeceres.
Volver porque te has ido
durante un largo tiempo
tan fuera de ti que no te reconoces,
no reconoces las calles ni tus pies ni el asfalto
y gritas como el que sube a la montaña más alta solo para arrojarse a las nubes.
© Pedro Ojeda Escudero, 2017

6 comentarios:

Edurne dijo...

¡Toma ya! ¡Así quiere volver cualquiera!
Vaya palabras tan de verdad.
Me encanta irme a la cama con esta música en la cabeza, que además me suena a tango...
¡Besos, profe!
;)

Ele Bergón dijo...

Volver hasta aquello que dejamos, es gritar desde lo alto y ese grito es el que escucho al leer tu poema.

Besos y feliz Semana Santa.

Myriam dijo...

Así da gusto también irse.
¡Bienvenido!

Besos

Emilio Manuel dijo...

Hay cosas que no me gustarían que volvieran.

JL Ríos dijo...

En el mundo actual el concepto de tiempo es diferente al que tenían en el siglo anterior. En cuatro días suceden muchísimas cosas. A veces me asombro, como tú, de que haya pasado tan poco tiempo desde una reflexión anterior. Incluso a veces es increíble, literalmente.

Un abrazo

matrioska_verde dijo...

buf, me encanta el poema y sobre todo el final... "arrojarse a las nubes"... increíble.

bicos,